16 de marzo de 2010


De mi primer viaje a París conservo  el gratificante recuerdo de las visitas que hice al café Le cercle, lugar de reunión de una serie de viejos poetas vanguardistas que insistían en su anacronismo como principal eslabón de la amistad que los unía, y gracias a la cual gastaban las tardes en interminables licores intercalados con la puesta en común de sus anécdotas, reflexiones y alguna que otra composición improvisada. Afortunadamente anoté varias de ellas:


- El absurdo del ser humano reside en su ambición, en su gula por sacar partido de forma conjunta a todos los recursos de los que dispone sin pararse a reflexionar sobre la rentabilidad de utilizar cada uno en su momento. Los ojos, por ejemplo. ¿Para que llevar los dos ojos abiertos a la vez? ¿No nos damos cuenta del beneficio que puede aportarnos el guiño? Si fuésemos por vida con un solo ojo abierto, cada vez que un problema se presentase ante nosotros sólo tendríamos que cambiar de ojo para que dicho problema se desplazase a un lado y nos dejase el camino libre.
                                                                         
                                                        Charles l'imberbe

- Hoy tus besos saben a cueva, dijo mi mujer, y se quedó dormida mientras yo me ponía la dentadura para responderle.
                                                          
                                                           Piere Logan
                                                          

- Ayer me llamó la muerte por teléfono

-¿Y tú que le dijiste?

- Que se había equivocado de número.
                                                         
                                                    Anthuan le mort
                                          
- Esta mañana no encontré ningún libro que llevarme a la cabeza, así que me puse frente al espejo con mi viejo bombím. Pero no tardé en quitármelo, hace tiempo que los sombreros  están pasados de tristeza.

                                                    Arthur le croac   
                                                      

- Cada vez que me desnudo ante mi mujer digo en voz alta: "la sangre son los hilos que tiran de la vida, y nadie tiene armas para luchar contra el tiempo que, antes o después,  acaba siempre por cortarlos". Así me siento justificado ante los ojos de ella, que suelen dedicar una mirada de tristeza a la que era su marioneta favorita.

                                                      Piere Logan
                                                         

- Perdone, ¿por qué le llaman a usted “el entendedor”?

- Porque la entelequia es mi único axioma.


                                                   Charles l'imberbe
                                                  
 -La memoria es un gato que juega con me cerebro, mojado ovillo de recuerdos.                                
                                                      
                                                  Tom le loquer

                                       

- Ayer volvió a llamarme la muerte por teléfono.

- ¿Sí?

-  Sí, se presento, pregunto mi nombre y en cuanto le respondí me dio una fecha, 14 de Julio

 - ¿Y tu que le dijiste?

- Que se comprara un calendario nuevo, el que tenía estaba averiado, ayer fue 6 de Marzo.

                                                      Anthuan le mort
                                                            

- …y al entrar me encontré con una gran mesa repleta de los más exquisitos manjares:

            Meló con jamó, Salmó ahumado, ebutidos ibéricos, pastel de almedras…

-¿Por qué se come usted las enes?
- Porque con tanta comida delante a uno le resulta difícil no picar aunque sea un poco…

                                                         Arthur le croac            
                                                              

- Después de la cena por mi cumpleaños, mi mujer destapó la botella del licor más fuerte que pudo encontrar. Haciendo uso de una dulce insistencia consiguió que bebiese casi la mitad y, cuando el alcohol me subió lo suficiente a la cabeza, tiró de mi hasta la habitación, dijo “ahora llega tu regalo”, y se desnudó…..siempre quise hacer un trío.

                                                              Piere Logan 
                                                             

- Tengo un sueño tan profundo que tuve que comprarme una escafandra para llegar hasta el subconsciente. El surrealismo es un deporte muy caro.
                                                            Charles l'imberbe
                                                        

- Cada vez que miro el firmamento pienso en el pobre Dios y su factura de la luz.

                                                                 Tom le loquer

- Aunque hace ya mucho que perdí el pelo, nunca dejaré de peinarme la calva, quizás un día encuentre, camuflada en el brillo, alguna idea reluciente.

                                                              Anthuan le mort
                                                            
- Mi más largo y preciado apéndice tiene la virtud de llegar antes que yo a los sitios, es como una brújula que recta me marca el norte, no puedo evitar verla siempre en dirección a todos mis objetivos…..en fin, es lo que tiene ser de nariz grande…
                                                               Charles l'imberbe
                                                            
- Igual que los chinos amasan el aire con su Tai Chí, yo he pasado todo el día pintándolo. Si no ven restos de pintura en mi traje es porque uso color transparente.

                                                                   Tom le loquer


- En realidad, mi sueño fue siempre dedicarme a las finanzas, pero los años hacen que uno abra los ojos y se baje por fin de las nubes.  Me di cuenta que de algo habría que comer, y me hice poeta.

                                                                  Arthur le croac

                                                                 
- Ayer fui yo quien telefoneó a la muerte

- ¿Y que le dijiste?

- Le pregunté si estaba bien, hacia mucho tiempo que no llamaba.
                                                            
                                                                    Anthuan le mort


 "Apuntes desde el aire" Diario de Hipólito el poeta

2 comentarios:

barton dijo...

Qué de perlas hay aquí!

paz dijo...

cierto! yo me haría un collar